Bodegas "Finca Rio Negro". Sin dudarlo, un vino de altura.


Ubicadas en las proximidades del Municipio Alcarreño de Cogolludo y bajo la dirección del Enólogo Juan Mariano Cabellos, la familia Fuentes ha conseguido poner en marcha lo que muchos consideraban una Utopía para la zona, producir un vino que ha significado un descubrimiento para los paladares y que ya se ha abierto hueco, no solo en las mesas Nacionales, sino a escala Internacional, logrando haberse implantado en mercados tan dispares como puedan ser Estados Unidos, Alemania, México, Irlanda y otros, con la mira puesta en la iniciada expansión en el muy complicado mercado Chino.

 

Una moderna y bella bodega nos recibe al entrar en la finca. En ella se inicia el proceso de elaboración con la recogida manual de la uva (no se emplean medios mecánicos) directamente en cajas y sin volcar en remolque, con lo cual el trato que se le brinda al fruto empieza dándonos una idea de lo que allí se pretende.

 

En las 42 hectáreas de que disponen actualmente se cultivan las variedades de Cabernet Saubignon, Tempranillo, Merlot y Garnacha. Tratándose de una producción de vino en Altura y debido a las condiciones meteorológicas y del terreno que en la zona se dan, la uva se cultiva a unos 70 cm del suelo para así aprovechar las temperaturas. Esto permite que se retrase tanto la vendimia como la posterior poda de las cepas, confiriendo al producto final unas características únicas e irreproducibles en otras zonas de España.

 

La producción conjunta de tinto y blanco se eleva a unas 200.000 botellas, de las cuales se exporta una cantidad aproximada del 36% de la producción. Se tiene previsto, y debido a la alta demanda, aumentar ésta de forma manifiesta. Solo lo referente al cultivo del tinto, representa una cantidad aproximada del 75%.

 

Todo el cultivo se ubica entorno a la casa principal de la finca, residencia de la familia cuando se desplazan a ella para las labores propias o bien para sus momentos de asueto. Los empleados que hay de forma constante en la finca se dedican a los trabajos necesarios de mantenimiento y embotellado, numero que se aumenta de forma ostensible y lógica en la época de vendimia.

 

Las producciones se iniciaron en el año 2010 con las añadas recolectadas en 2007, como corresponde a una bodega reciente y que con el paso de los años irá en aumento de forma exponencial a los proyectos que se pretende ir acometiendo. Inconfundible es la etiqueta del vino, recortada en su parte inferior con la forma del Rio Negro, lo que lleva a una rápida identificación por su forma sugerente y clara a la hora de reseñarlo en ella.

 

Ya veremos que os parece cuando lo probéis.

 

Texto: José Muñoz Mora